EL PROYECTO



Reto solidario ONE STEP2 EVERest



Esta aventura comienza el 17 de junio de 2016, cuando dos amigos se encuentran unidos por circunstancias de la vida, circunstancias que provocan que nos tambaleemos, que nos sitúan, ante la tesitura de preguntarnos como vivimos este regalo que es la vida, ya que en este viaje, tenemos momentos para todo y en ese momento sentíamos que se habían truncado nuestros planes de futuro, lo ves todo como una neblina, en una dimensión que no controlas y te dices: necesito recuperar la ilusión, la fuerza, volver a creer en mí mismo. Era el momento de plantearnos un reto diferente, fuera de nuestra zona de confort, algo que nos ayudara a superarnos a nosotros mismos, una inyección de energía al más alto nivel que nos fortaleciera y nos hiciera creer en nosotros mismos de nuevo.

Y ahí estamos Pepe y Pablo, permitiendo que aflorara desde nuestro interior, esa fuerza que todos llevamos dentro.

En ese momento le propongo a Pepe un viaje que llevaba tiempo deseando hacer, viajar a África y perderme por sus parajes, sus colores, su cultura e intentar conectar de nuevo contigo mismo. Además, le propuse realizar un reto completamente distinto a lo que estábamos acostumbrados, algo nuevo para nosotros y que implicara estar preparado física y mentalmente, subir el Kilimanjaro (5900m), la montaña más alta de África. Estaba convencido que viviríamos una experiencia que nos enriquecería como personas y que volveríamos con energía y confianza, pues anteriormente nunca habíamos hecho ninguna montaña, no teníamos ningún tipo de contacto con el alpinismo, por lo que subir el Kilimanjaro como primera montaña resultaba ser un reto a tener en consideración. La experiencia fue un éxito, conseguimos el reto de hacer cima y no solo eso, nos sorprendimos de nuestra capacidad de superación. Sin duda esa aventura marcó un antes y un después en nosotros. Volvimos con la confianza, la autoestima y fuerza para darnos cuenta de que cuando uno recurre a su fuerza interior, puede superar cualquier problema, entendimos que la ACTITUD lo es todo y que toda “montaña” se puede superar.

A la vuelta del viaje y con la motivación del momento hicimos algunos picos más, algo más modestos pero cada uno con su peculiaridad, con su belleza, etc. para acabar coronando la montaña más alta de Europa, el Montblanc (4820m).

En las ultimas aventuras, escaladas, viajes, etc. hemos contado siempre con el apoyo de Ana Torrado, amiga y pieza clave en el proyecto de ascenso al Everest. Ella ha sido la que nos ha hecho dar el primer paso hacia este reto, cambiando el enfoque inicial y transformándolo en el verdadero objetivo. Ana sufre EM (esclerosis múltiple) desde hace 17 años y ha luchado y sigue luchando como nadie con una energía muy significativa que la hace brillar. Gracias a su fuerza, su actitud y su ímpetu por vivir, hace que sea un ejemplo a seguir. Ella siempre se ha interesado por nuestras aventuras, no por que quisiera hacer cada reto, sino porque la mera preparación del reto, los detalles de la planificación, la lucha por llevarlo a cabo, la ilusión de afrontar un proyecto de éstas características es casi tan importante o más que el coronar una cima. A veces en la vida, lo importante no es llegar a tu destino, sino el recorrido que haces hasta llegar a él y esto es en donde principalmente nos complementamos.

La base principal de nuestro reto solidario ONE STEP2 EVERest, es ayudar a la gente que nos rodea a que entiendan las dificultades que a veces aparecen en el camino, y la importancia de dar un voto de confianza a la persona que no puede llegar, ayudarla en buscar los medios necesarios para que culmine su objetivo. En hacer visible y llevar nuestra convicción como bandera a la parte más alta del mundo, y desde ahí gritar: yo si confío en ti!. Por eso queremos llegar ahí arriba, no solo por nosotros, sino por quien suba con nosotros y nos ayude con nuestra bandera.

La vida es equilibrio, es apoyo, es confianza… Confianza en uno mismo y en quienes te rodean, es motivarte para llevar a cabo tus proyectos.

Cuando estemos ascendiendo el Everest, y nos empiecen a fallar las fuerzas, cuando las piernas empiecen a pesar demasiado o el frio se haga insoportable… recordaremos y pensaremos en la gente que confió en nosotros, en quienes apoyaron este reto… y gracias a ellos, seguiremos dando un paso más y otro y otro… y así hasta llegar a cumplir nuestro objetivo. Este será nuestro apoyo y nuestra fuerza.

ONE STEP2 EVERest

Vamos!